sábado, 26 de diciembre de 2009

Sophie se hace la mala, pero igual se está enamorando.

La profesora de latín murmura cosas sin sentido a la clase, pero nadie la escucha. Sophie destapa sus sueños mirando el cielo azul, hace mucho rato que ha desconectado para sumergirse por completo en su mente, sin darse cuenta de que Tom está mirándola, al lado suyo, apoyado en el radiador y con una sonrisa dulce en el rostro.
Pasan los minutos y al fin Sophie siente un cosquilleo que le recorre el cuerpo, se siente vigilada y baja la mirada para encontrarse con los ojos de él. Soff sonríe y le mira interrogante, Tom al verse descubierto agacha la cabeza y ensancha su sonrisa.
- ¿Sabes? Me hace gracia cuando me miras y te ríes.
- Me gusta tu sonrisa.
Soff espera a que diga algo más, pero Tom se queda callado y finge que escucha a la profesora. Esta vez es Sophie la que sonríe cariñosa, pero antes hace con su pelo dorado una cortina, para que él no la descubra.

4 comentarios:

χαμόγελα dijo...

ooh que monos :)

DulceMelocotón dijo...

es tan bonito, me ha pasado algo parecido y me encanta...
Me encanta descubrirme mirandolo o descubrirlo mirandome y que nuestras sonrisas se ensanchen...
:) Me encanta!

La ladrona de besos dijo...

jajjjajaja he vivido eso muchas veces :)

Maisha dijo...

lo bonito de las historias es que son reales ^^ jaja me ha encantado! En el blog http://perdidasentrepaginas.blogspot.com/ tenemos una sección de Te reseñamos..quizas te interese! Te sigo un besazo y sigue escribiendo

FELICES FIESTAS!